Get Help orange icon

Obtenga Ayuda para Sobrevivientes de Agresión Sexual en Relaciones Intimas

¿Qué es violación/agresión sexual?
La violación/agresión sexual es el contacto sexual ilegal (por lo general, que implica la fuerza) realizado contra una persona sin su consentimiento. La violación también se define como el contacto sexual infligido a una persona que es incapaz de dar su consentimiento, debido a una disminución de su capacidad física o mental.

¿Qué es la violencia sexual de pareja?
La violencia sexual de pareja íntima (IPSV) es una violación o agresión sexual que ocurre entre dos personas que actualmente tienen, o han tenido, una relación sexual consensuada. La violación de pareja íntima puede ocurrir en relaciones que tienen un patrón existente de violencia doméstica.

Formas de violación y agresión sexual por parte de una pareja íntima:
Es importante darse cuenta de que no es necesario haber resistido físicamente o haber dicho “no” para que un acto se considere agresión sexual. La sumisión no equivale a consentimiento. La coerción y el abuso sexual dentro de una relación íntima pueden tomar muchas formas. Aquí hay unos ejemplos:

  • Presión para participar en actividades sexuales
  • Presión para participar en actos sexuales con los que una persona se sienta incómoda
  • Pareja que despierta culpa (“Te encuentro tan atractivo/a que no puedo evitarlo”, “Necesito sexo para aliviar el estrés”, etc.)
  • Atacar áreas sexuales del cuerpo
  • Violencia física/dominar con fuerza física
  • Continuación de la actividad sexual después de que se indique que la actividad sexual ya no es bienvenida, incluso si se dio el consentimiento inicialmente
  • Relaciones sexuales mientras está dormida/o o incapacitada/o
  • Insinuar que una violación pasada no fue violación o que “te gustó”

Si ha sido agredida/o sexualmente …
Es difícil saber qué hacer, cómo sentirse o cuáles son sus opciones después de una agresión sexual. A continuación se presentan algunas cosas a tener en cuenta. Si se encuentra en peligro inmediato o sufre una lesión grave, llame al 911.

  1. Su seguridad es importante. ¿Está en un lugar seguro? Si no se siente seguro/a, considere la posibilidad de comunicarse con alguien en quien confíe para obtener apoyo. No tiene que pasar por esto solo/a.
  2. Lo que pasó no fue culpa suya. Le sucedió algo que no quería que sucediera, y eso no está bien.
  3. Consiga ayuda. Comuníquese con alguien que pueda asistirle, como la policía, su centro local de crisis por violación o una persona de su confianza.
  • Línea de Apoyo de Marin Community Violence Solutions 415-259-2850
  • Línea de Apoyo Bilingüe de Center for Domestic Peace de las 24 horas: 415-924-6616, para casos que involucran abuso de pareja íntima
  • Línea de Apoyo de National Sexual Assault Hotline at 800-656-HOPE (4673)

Si alguien que conoce ha sido agredido/a sexualmente …

  1. Escuche. Al apoyar a un/a sobreviviente de violencia sexual, es importante no juzgar y no quitarle el control al/la sobreviviente. Comunique que no es su culpa y que usted los/as apoya y está disponible para ellos/as siempre y cuando estén listos/as para hablar. Evite ser crítico/a, evite las conjeturas y resista echarle la culpa a él o ella. Simplemente escuche y acepte lo que dice.
  2. Garantice la seguridad. Asegúrese de que estén en un lugar seguro lejos del/la agresor/a. De lo contrario, considere ayudarles a llegar a un lugar seguro si hacerlo no representa un riesgo para usted. Si existe una amenaza para su seguridad inmediata, comuníquese con la policía lo antes posible.
  3. Informe al/la sobreviviente que puede acceder a un centro de crisis por violación para obtener información, apoyo y consejería. Considere acompañar al/la sobreviviente al hospital u otros lugares si lo solicita.
  4. No existe una forma “correcta” o “incorrecta” de recuperarse de una agresión sexual. Sin embargo, existen formas inútiles y autodestructivas de afrontar la situación. El abuso de alcohol, el uso de drogas, las declaraciones suicidas o el aumento de los comportamientos con resultados poco saludables (sexo sin protección y/o anónimo, juegos de apuestas, fumar, comer en exceso, etc.) son a veces señales de advertencia de que su amigo/a o ser querido necesita ayuda profesional. No tema sugerir que tal vez necesite el apoyo de alguien especialmente capacitado para ayudarle a adoptar estrategias de afrontamiento más productivas.