get informed orange icon

Historias de Supervivencia

Mire la historia de Rubi – ¡un breve documental sobre cómo C4DP está transformando vidas y empoderando a los/as sobrevivientes!

Vea Historias de Marin Abused Women’s Services – Un breve documental de personas reales afectadas por la violencia doméstica. Escuche sobre su sanación, triunfo y reconstrucción a través de este estilo de narración único y convincente.

Buscar ayuda puede salvarle la vida

Alicia (no es su nombre real) llegó al refugio con sus dos hijos temiendo por su vida por parte de su esposo de ocho años. Llegó con la espalda adolorida y magullada, ya que su esposo le pegaba regularmente en la espalda con el puño cerrado, le tiraba del cabello y luego amenazaba con enterrarla debajo del patio. Alicia dijo que cuando conoció a su esposo, él era un buen hombre y “pensé que me amaba”. Con el paso del tiempo, especialmente después de que ella quedó embarazada de su primer hijo, él se volvió cada vez más abusivo. Comenzó con abuso verbal y emocional; insultándola y humillándola, pero pronto se intensificó hasta golpearla, golpearla, asfixiarla y amenazarla con matarla.

Cuando ella lo dejó, con la ayuda de uno de sus familiares, él la había aislado de sus amigos y familiares y no se le permitió salir de la casa sin su permiso. Cuando la gente la visitaba, él le decía que se quedara en la recámara para que otros hombres no la vieran. No se le permitía ir de compras, por lo que su esposo les compraba ropa y víveres. Su marido tenía cuchillos de caza y dos pistolas; Alicia pasaba la mayor parte de su tiempo sola, desesperada y asustada.

Alicia parecía estar en estado de shock cuando llegó por primera vez al albergue. La acompañamos al hospital donde permaneció unos días para recuperarse. Ella mejoró mucho después de su liberación y, con nuestra ayuda, procedió a hacer cosas maravillosas para su familia. Presentó un reporte policial, obtuvo una orden de restricción, obtuvo asistencia financiera del servicio social para ella y sus hijos, programó citas de consejería y consiguió cuidado de niños.

El esposo de Alicia fue arrestado poco después de su llegada al albergue. En el momento de su arresto, estaba a una cuadra de los familiares de Alicia y, según la policía, armado con una pistola.

Hoy, Alicia está prosperando en una nueva casa rentada. Encontró empleo, una niñera para sus hijos y ayuda para padres. Inscribió a sus hijos en una nueva escuela y también está tomando clases, a tiempo parcial. Ocasionalmente escuchamos de ella y afirma que se siente feliz, segura y libre.

De víctima, a sobreviviente, a adolescente próspero

Para el momento en el que Luke (no es su nombre real) tenía 6 años, él ya había vivido más allá de sus años. Recuerda algunos buenos momentos, como ir al trabajo de su padre y jugar en su piscina inflable, pero también recuerda lo terribles que fueron las peleas en casa y lo asustado e inseguro que se sentía todo el tiempo. Cuando las peleas se volvieron violentas, su padre golpeó a su madre. Pero a veces la violencia estaba dirigida contra él, su hermana mayor o sus dos hermanos menores. Su madre intentó irse una vez, pero su padre la localizó y la convenció de que volviera. No sabía que había ayuda disponible para ella, hasta que una pelea se intensificó tanto que la hermana menor de Luke llamó al 911 por temor a que mataran a su madre. Las cosas cambiaron después de eso. Poco después de que llegaran la policía, los bomberos y la ambulancia, llevaron a su padre a la cárcel y se fueron a vivir con otro miembro de la familia. Fue allí donde la madre de Luke se enteró de Center for Domestic Peace e hizo los arreglos necesarios para que la familia se quedara en el albergue.

Cuando se le pregunta qué recuerda del refugio, Luke sonríe y dice que era un gran lugar. Su lugar favorito era la sala de videojuegos. Recuerda cómo se sentía seguro y cómo estaba feliz de ver que a su madre y a sus hermanos les iba mejor. Pronto, se mudaron a la vivienda de transición en Second Step, donde vivieron durante dos años completos. Dice que Second Step cambió sus vidas y les dio un nuevo camino. Este programa no solo proporcionó viviendas seguras y privadas, sino que también brindó clases de arte, guardería y clases sobre resolución de conflictos. Hizo grandes amigos/as con los/as otros/as residentes y comenzó a florecer en su nueva vida. En Second Step, su madre pudo buscar asesoramiento y regresar a la escuela para poder mantener a la familia.

Cuando se le pregunta cómo cree que habría sido la vida si no hubieran escapado de su padre, dice sin dudarlo que su vida habría estado llena de violencia. Él dice que probablemente se habría vuelto adicto a las drogas, abandonado la escuela y tal vez incluso hubiera terminado en la cárcel. Extraña a su padre de alguna manera, pero no extraña que lo lastimen.

Luke está ahora en décimo grado y es un atleta excepcional y un buen estudiante. En estos días evita las peleas porque no cree en la violencia, juega al fútbol por el puro atletismo del deporte y no le interesan las drogas ni los/as niños/as con problemas.

Recuerda haber ido con su madre mientras vivía en Second Step para ayudar con una campaña de donaciones. Estaba asombrado por la generosidad de tantos/as. Le dijo a su madre que algún día, cuando se case, se ofrecerá como voluntario con su esposa e hijos para ayudar a otras mujeres maltratadas. Luke está decidido a ir a la universidad y, sobre todo, quiere ser abogado, para poder ayudar a otras familias necesitadas. Creemos que lo hará.

La historia de Catherine

Catherine (no es su nombre real) llamó a nuestra línea de apoyo bilingüe después de haber sido abusada física, emocional, verbal y sexualmente por su esposo durante seis años. Ella y su esposo tienen dos hermosos hijos, y Catherine era una madre trabajadora que se quedaba en casa. Su esposo comenzó a abusarla físicamente durante el embarazo de su primer hijo. Bebía, le exigía cosas y se enojaba cuando ella no obedecía sus órdenes. La humilló, la aisló y la insultó tanto que sintió que no se merecía nada mejor. Catherine también temía por la vida de sus hijos, porque su marido amenazaba con conducir ebrio y matarlos a todos. Su esposo comenzó a mostrar signos severos de uso de drogas, estaba afuera a todas horas del día y al regresar la forzaba a estar con él.

Cuando el esposo de Catherine amenazó su vida con un bat, ese incidente, junto con la acumulación de todos los demás abusos que había experimentado anteriormente, la llevó a llamar a la policía y a nuestra línea de apoyo bilingüe. Ella no ha vuelto desde entonces.

Catherine llegó al albergue con sus dos hijos y estaba lista para recuperar las vidas de todos. La ayudamos a hacer reportes policiales, obtener una orden de restricción y obtener la custodia de sus hijos. Catherine era tímida y estaba emocionalmente agotada cuando llegó por primera vez al albergue, y no estaba acostumbrada a escuchar su propio nombre, ya que estaba tan acostumbrada a los insultos y los términos despectivos. Sin embargo, gracias al amor y aliento de los/as consejeros/as y otros/as participantes del refugio, se convirtió en una mujer feliz, próspera y segura de sí misma que ama su nombre.

Catherine ha hecho la transición a un apartamento de tres habitaciones en nuestro programa de vivienda de transición Second Step con sus hijos. Ella está ansiosa por conseguir un trabajo e ir a la escuela para comenzar una carrera en el campo de la aplicación de la ley. Continuaremos apoyando a Catherine mientras trabaja hacia estas metas mientras esté en Second Step, y estamos seguros de que tendrá éxito en sus objetivos.

¿Tiene una historia de supervivencia que le gustaría compartir con C4DP? Envíenos un correo electrónico a: [email protected]

woman and son survivors